Algunas fotos de los palomos detrás de la paloma. El buen palomo sabe defenderse y seguir a la paloma en todo tipo de ambientes o parajes. Aunque obviamente no todos los palomos saben estar en todo tipo de situaciones.

 

 



En un olivo se agarran los palomos junto a la paloma

 

 
Saliendo de paloma, en el olivo quedan los más tranquilos.
 

 

En ésta foto se muestra lo difícil del ciprés.

 

 
La dificultad de colocarse bien en el ciprés para el palomo.
 

 

La paloma se esconde en un montón de palets.

 

 
Aguantan los palomos muy bien buscando a la paloma.
 

 

Esta vez en un naranjo, rameando bien la paloma.

 

 
Algunos palomos vuelven de donde habían salido.
 

 

La paloma cae a tierra y los palomos se echan sobre ella.

 

 
De nuevo en tierra, los palomos con fuerza junto a la paloma.
 

 

La paloma se esconde bajo el naranjo, junto al tronco.

 

 
Todos los palomos van colocándose a su lado.
 

 

Concurso especial La Buenavista 2007

 

 
Al lado del huerto de naranjos, la paloma en tierra.
 

 

Concurso especial La Buenavista 2007.

 

 
Concurso especial La Buenavista 2007. Palomos quedados.
 

 

Amigos colombaires en un día de suelta.

 

 
Un día de suelta del concurso especial en Lloc Nou.
 

 

En el picadero unos jovenes detrás de la paloma.

 

 
La paloma sabe esconderse bien en el pino.
 

 

La paloma apunto de caer al suelo.

 

 
Algunos palomos no ven clara a la paloma y la buscan.
 

 

Solo unos pocos palomos pueden estar junto a la paloma.

 

 
La paloma se agarra fuertemente a la rama del naranjo.
 

 

La paloma se esconde en el margen, en un agujero.

 

 
La paloma sale del agujero y los palomos van sobre ella.
 

 

La paloma se esconde en un montón de piedras.

 

 
La suelta se esconde en un agujero del tronco de un olivo.
 

 

La paloma se esconde en el margen, en la hierba.

 

 
La paloma cae del naranjo a tierra y los palomos la siguen.
 

 

La paloma se agarra fuerte a la rama del naranjo.

 

 
Algunos palomos quedados en un naranjo, tras la carcasá.
 

Unos pocos quedan en el olivo, después del rebote.


 
Alguno que vuelve de donde había salido.